Frío de final de invierno

Tres menos veinte de la mañana, llego a casa y sin sueño, ¿qué hago? Pues escribir. Me cuesta teclear la vida, tengo las manos como bolsas de guisantes congelados, y no me refiero a verdes. No creo que vea una peli, me entrará sueño antes. Supongo que se puede cambiar de opinión en menos de tres frases. En quince minutos me voy a la cama.

PD: hey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s