Mañana

Mañana no será el fin del mundo. Mañana no será final de nada, comienzo inquebrantable.

Abriré los ojos como un día cualquiera, será, de hecho, un día cualquiera. Un pie al suelo, otro pie al suelo. Me levantaré despacio para no asustar al perro e ire al cuarto de baño. Me miraré en el espejo y volveré a pensar en cambiar de peinado otra vez. Tal vez me vuelva a dejar barba, esta vez definitivamente. Imaginaré las distintas posibilidades de perilla  y desayunaré. Encenderé el ordenador y cumpliré con mi rutina buscando un hueco. Puede que retome el ejercicio tras dos semanas de descanso que han castigado más de lo esperado.

Avanzarán las horas y me ducharé. Saldré a la calle sin pensar. Hablaré sin saber muy bien de qué.

Ya no tengo ganas de no querer continuar. No me apetece sentarme a descansar, no lo hace hoy y no lo hará mañana. No necesito coger aire, llevo de sobra.

Como uno quiere, nada sale. Será la lógica entrando en mi cabeza como un tanque arrasando con mi espíritu negativo.

Guardaré en un pequeño frasco el aire que respiro.

Los colores brillan más de lo normal y al inhalar me he dado cuenta: me siento feliz porque quiero hacerlo.

A la selva que me rodea escucho sin detenerme.

pantera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s