Henry Chinaski, Hank Moody, Edward fucking Wayne.

Veréis amargados adoradores del celibato, hay días y días.

Días en los que te levantas y te acuestas.

Días en los que hablas y discutes.

Días en los que el peinado no te convence.

Días en los que practicas el mejor sexo de tus días con una atractiva y nada remilgada mujercita, te sales en elocuencia tanto como para escribir cada joya que sueltas y huyes a medio vestir de casa de la dama saludando a sus padres mientras corres en sus narices con un hasta mañana y una risa de cabrón que te suben la adrenalina hasta niveles de casi vómito a mitad de camino.

Ninguna droga te produce efectos tan rematadamente absurdos como unas vivencias intensas e increíbles en esta vida que comienza a ser como quiero ser yo mismo.

Veréis amargados adoradores del cunilingus. No seáis tímidos, no tengais miedo, sed como el clítoris. Con la práctica saldréis de vuestro escondite. Allá va:
Un brindis por nuestro barbudo presidente, la gran crisis mundial y mi magnífica polla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s