Las tonterías más grandes son las que separan el pozo del abismo.

Cuando las palabras fallan suelo atenerme siempre a la misma regla, admitir que estoy perdido, que no las encuentro. Es una forma mediocre de comenzar un escrito pero llega al corazón del lector demostrándole que no es el único retrasado emocional de éste planeta.

El calor me roba la inspiración, la elocuencia y todo lo que tengo de ingenioso. Me refugio en casa, me siento en mi silla y la borracha aparece rogando disculpas por llegar a tan altas horas.

No trago tener la capacidad para utilizar las palabras adecuadas y que cuando más las necesito mi seso decida olvidarse de las más sencillas, las que nos enseñó aquella mujer jovencita recién licenciada en preescolar, esa con los labios siempre rojos y la sonrisa en el rostro. (¿Tendría vida esa mujer?)

Dejo a mi vista perderse tras matorrales de efímeros deseos con tacones de punta. De esa punta que sirve como arma arrojadiza.

Me encuentro sumido en listas de oportunidades sobre literatos. De los que hacen más que juntar letras y tirarse el rollo de: “nena, escribo que te cagas ¿un cunilingus?”

Ordeno mi cabeza sobre el desván de palabras y frases caducadas, tan viejas como el algodón. ¿Tengo canas ya? Es tiempo suficiente. Vamos, venga…

Compro oro en el que sea capaz de reflejarme, acepto donar amplias tarifas que la raja de mi pantalón no puede cubrir con tal de verme feliz en aquella bola de cristal.

Estoy solo, la música finge tener sentimientos gemelos a los míos. Son sentimientos que no logro catalogar, algo así como un cóctel de falsa expectación, turbia relajación y nada de alcohol. Se me encogen las pelotas cuándo intento pelear esa sensación de que algo grande viene y no me refiero a un descomunal ciudadano obeso o una gran talla de sujetador, quiero decir algo importante de verdad. Tal vez lo más importante para éste egocéntrico hacedor de frases, drogadicto a la par que bohemio: ella.

Es tan jodicona que probablemente haya pronunciado en voz alta: ¿qué? ¿bohemio? ya estamos…

Si, bohemio, piénsalo un poco. También tengo cosas interesantes.

Puedo estar de buenas o de malas y ser igual de irritante. Soy capaz de joder la marrana como el niño de cinco años tan odioso que nunca fui.

Y después me esfuerzo por mantenerlo real. Por tener los trocitos juntos. Y al día siguiente pasa ella, no tiene nombre, pero es una mujer altamente llamativa. No puedo evitar acercarme. No tengo por qué pero durante un segundo me vuelve loco pensar que no voy a hacerlo porque la tengo, a la jodicona, quiero decir. Luego vuelvo al mundo y me pierdo en un laberinto de extremidades depiladas.

Consigo los efectos contrarios, a cada destinatario no le llega el recibo de la dedicada sonrisa. Con unas soy despreocupado y encantador por el gran desinterés que tiene mi cuerpo de cintura para arriba. Con otra, me quedo en blanco y tiendo a decir estupideces por bloqueo mental. No me importaría cambiar los estados mentales ¿sabéis, engominados?

Quiero deciros algo. No os deis por vencidos maricones. Pelead con todas vuestras armas y no os olvidéis de no hacerla creer que la odiáis. Sé que parece obvio, pero a veces las tonterías más grandes son las que separan el pozo del abismo.

No os obcequéis del todo, daos tiempo a vosotros mismos. No os rindáis, llamad, escribid. El mundo no comienza su cuenta atrás si recibís una negativa para pasar un rato o para ir a bailar, otro día será, pero estad ahí. Irónicamente, cuándo menos lo esperes… zas. No planeeís demasiado las cosas. Si os apetece algo, hacedlo y estad dispuestos a lo que el cielo os quiera lanzar.

Sed felices y daos un par lametones, tengo una historia que escribir. (Mañana será otro día… ya si eso…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s