Querer no es lo mismo que necesitar.

Es el momento de reírme de todos los sueños que atacan con sutileza cuando la esperanza se ha ido.

Claro que todo está bien si no está mal. No es necesario un doctorado para entenderlo. Lo que no entiendo es que cojones te pasa, mundo, que cada dos por tres me das un par de vueltas y este mareo puede con mis pensamientos.

Cuando abrir los ojos no ayuda a ver nada y ponerse de pie es tan solo un aumento de probabilidades de volver a caer.

Y miro ciertas cosas que me demuestran que mi pasado también ha avanzado, que se ha ido. Y cuando no duele me doy cuenta: yo lo dejé marchar hace mucho tiempo.

Y es todo por lo mismo. Callo la boca a riesgo de parecer loco.

Ha pasado un día y aun no soy capaz de parecer normal.

Avanzado el tiempo y recreado el tormento mi vida parece mejor, más bonita, interesante y sin….. sin.

Estoy buscando una mano que me sostenga, un hombro que se quede porque no prefiera hacer nada más, que no tenga que servir de apoyo a nadie más, dedicación especial me dicen. Un hombro que me guste, lo siento, simplemente no eres lo que necesito, tal vez si lo que quiero. Pero son dos cosas distintas.

Tan distinto querer que necesitar…

No es cuestión de letras, es cuestión de el tipo de agua que quieres, y lo que necesitas: agua.

Y yo quizá no se lo que quiero, pero si se lo que necesito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s